Make your own free website on Tripod.com
Soy Sailor Plut.
Por: Andrea Cervantes
Nota: el signo *** es cuando comienza un recuerdo y ** cuando termina.
Los rayos de luz empiezan a entran en el apartamento, ya amanece. Todo se llena de vida poco a poco otra vez.
La luz le da de lleno en su cara, sus ojos parpadean ante la sensación de luz; entreabre sus ojos. Se levanta y se dirige hacia la cocina para calmar el rugido de su estómago.
Entonces se percata de que está sola, sola consigo misma. No le sorprende, no le da miedo la soledad, ya que ha vivido con ella desde siempre...
"No", corrige"no siempre fue así" mira hacia el techo del apartamento que comparte con sus amigas y compañeras. Recuerdos de la lucha pasada llegan a su mente: murió, ella murió junto con sus compañeras. Pero ella, su luz, su princesa, las salvó trayéndolas a la vida nuevamente. Todas sus amigas lo vieron como una nueva oportunidad de vivir, de realizar sus sueños y metas. Pero ella no, a ella realmente le daba igual si moría o vivía; a fin de cuentas tendría que seguir cuidando lo que como responsabilidad se le había encargado. No importaba si estaba viva o muerta, tendría que cuidar y velar por una responsabilidad que nunca pidió, nunca quiso. ¿Realmente entonces importaba si estaba con vida o no?. Pues realmente no. Una lágrima corrió por su mejilla, empezaba a reflexionar, como antes solía hacerlo; pero había acordado no hacerlo más ya que siempre terminaba con sentimientos de dolor. El timbre de la tostadora le indica que su desayuno está listo. Se dispone a comer, no se demora mucho, come rápidamente. Camina sin rumbo por toda la casa, muchas cosas invaden su mente, hasta que tropieza con algo que casi hace que se fracture el tobillo, al comprobar que no le ocurrió nada grave se dispone a ver qué casi ocasiona tan fatal accidente, su cara palidece al verlo: es su broche de transformación. Lo toma en sus manos, está en sus manos aquello que la ha hecho sufrir, que le ha otorgado esa responsabilidad que odia...
"Y pensar que por esto he sufrido tanto" se dice, nuevamente una lágrima rueda por su mejilla. Pero esta vez la acompañan muchas más. Entonces se convierte en un llanto profundo y recuerdos invaden su mente.
***
Se ve a una niña pequeña jugar con una pelota en el jardín de una gran mansión.
- ¡¡Setsuna, hija!! ¡ven aquí!- la llama una mujer.
-Ya voy mamá, enseguida voy- dice la niña dejando a un lado sus juegos para ir al encuentro de la señora, quien se encontraba con otro señor.
-¿Sí, qué se les ofrece?- dice haciendo una reverencia ante los señores.
-Bueno, es que hoy vamos a irnos de paseo a nuestra casa de campo...- anuncia el señor.
-¿En serio? ¡¡qué bien!!- dice dando un salto la pequeña.
Los señores sólo sonríen.
Pocos días después, tal y como lo prometido, se encuentra a la pareja junto con la niña en el carro, rumbo al campo.
-¡Mira mamá!!- dice la pequeña apoyándose en la ventana y observando el paisaje-¡¡qué bonito!!.
La señora observa lo que le ha dicho su hija. Es una serie de montañas y en el centro hay un hermoso lago como el cristal. El señor voltea a ver lo que ha llamado la atención de su hija y sonríe.
-¿Te gusta?- le pregunta.
-¡Sí! ¡me encanta!!- dice aplaudiendo la niña.
-Algún día será tuyo- piensa el hombre- te lo juro...
**