Make your own free website on Tripod.com
Nota: *** es cambio de escenario.
Esta historia se ubica cuando Matt se separó del grupo, por cierto, cambién algunas cosillas de como regresó con el resto de sus amigos.

 
Hacía ya  tiempo de que los ocho niños elegidos se habían separado.
Tai, Sora, Izzy, Kari y TK habían decidido seguir el camino para vencer a los DarkMasters restantes.
Pero no todos habían tomado esa decisión, Mimi estaba cansada de los enfrentamientos y las muertes y decidió que lo mejor era quedarse. Nadie pudo culparla por no querer ver más vidas perdidas por la misma causa: protegerlos. Joe había decidido quedarse con ella, para hacerle compañía y, muy sutilmente, converserla de regresar con el resto nuevamente.
Pero había alguien a quien nadie había querido acompañar, porque él había pedido que lo dejaran solo, que necesitaba reflexionar y pensar. Lo más contradictorio del asunto es que ese alguien tenía una cresta muy  importante para la unión de los elegidos, un símbolo que ha vivido con nosotros desde tiempos milenarios, un sentimiento con el que los seres humanos no podemos vivir... esta cresta, este símbolo... este sentimiento, es la amistad...
Amistad
Por: Raquel Cervantes
 
 
Matt aún caminaba sin rumbo fijo, solo, como quería estar desde un principio. Estaba cansado y decidió recostarse al pie de un gigantesco árbol. Gabumon, quien había permanecido a su lado en silencio absoluto, hizo lo mismo. A él le extrañó ver que Matt no empezara a tocar su armónica, como suponía que haría, si no que se dedicó a mirar las estrellas. Desde que Matt había decidido separarse del grupo había estado en silencio, encerrado en sus sueños y pensamientos que eran un secreto lejano para Gabumon. Él ya estaba cansado de ese abrupto cerro de silencio que Matt colocaba entre ambos.
-¿En qué piensas?- le dijo esperando cualquiera respuesta, con tal de que Matt articulara algo y de sus garganta saliera algún ruido que le proporcionara la seguridad de que aún se encontraba con vida.
-Matt- le llamó pero como respuesta encontró el silencio. Sólo el lejano sonido del viento ponía a una melodía melancólica a la noche que crecía. Gabumon dió un gemido triste y le dió la espalda a Matt, una lágrima cayó en el piso.
-Supongo que no me tiene tanta confianza- piensa.
Ajeno a la tristeza de su digimon, Matt continúa observando las estrellas, tratando de encontrar respuestas a todas sus preguntas. Se volteó y entonces tropezó con su cresta, su insignia, que era la de la amistad. Se suponía que era la cualidad que él poseía por encima de las demás personas, pero entonces no entendió. Si tiene la cresta de la amistad ¿por qué se encontraba en una solo sin nadie con quien contemplar las estrellas? ¿acaso era la cresta de la amistad era digna de él?
-Me...me siento solo- murmuró terminando con su mudez momentánea.
Colocó su cabeza entre las rodillas y cerró los ojos. Imágenes vinieron a su mente: su madre, sus amigos, los digimons, Gabumon, TK... y peleas, sangre y muerte. Estuvo así por bastante tiempo, por lo menos el suficiente para que la Luna empezara a brillar en todo su esplendor. Empezó a recordar antiguas batallas y, sin darse cuenta, lágrimas de dolor empezaron a salir de sus ojos azules como el océano. Era un dolor profundo, que estaba oculto en su corazón desde hacía mucho, pero que no había tenido el valor para dejarlo salir.
-¿Por qué lloras?- parece preguntarle el viento en un susurro.
Matt sigue llorando hasta que las lágrimas parecen acabársele, pero el dolor sigue allí, no se ha ido con las lágrimas.
-¿Por qué lloras?- vuelve a escuchar en un susurro, pero esta vez está seguro de no haberlo imaginado.
-¿Por qué un chico de tu edad está tan triste??- escucha que le dice una voz, es una voz dulce que le brinda un poco de confianza en aquella noche triste e insegura.
-¿Por qué tu corazón está tan afligido?, en una noche tan hermosa eso no es algo ilógico- escuchó que la voz cada vez estaba más próxima a él, pero no se retiró del lugar en donde estaba, ni siquiera le pasó por la mente pararse, ya que quería seguir escuchando aquella voz, que le daba seguridad.
-No llores- escucha, entonces la voz se desvanece.
-Debo estar imaginado cosas- dice luego de unos minutos, incorporándose y dirigiéndose al lugar en dónde se encontraba Gabumon.
Fue grande su sorpresa al encontrarse a su digimon conversando animadamente con una chica. La chica al parecer debía tener como su edad, tenía el cabello negro como la noche que los envolvía y los ojos verdes como un par de esmeraldas. Gabumon parecía conocerla desde antes, puesto que conversaban como viejos amigos.
-Hola- saluda Matt al llegar- ¿quién es ella??
-¡¡Matt!!- lo saluda su digimon, un poco nervioso- ella es...
-Soy Luna- dice parándose- y conozco al Sr. Genai desde hace tiempo... pasaba por aquí huyendo de la destrucción del Digimundo... iba a buscar a Genai pero al parecer también escapó, me topé con Gabumon, al que... también conozco desde hace algo de tiempo.... ¿tú eres...
-Matt Ishida- dice estrechando su delicada mano- y soy uno de los ocho digielegidos...
-¡¡Vaya!!, pero ¿y los demás destinado??- pregunta.
-Ellos están de camino a pelear contra los Dark Masters y yo.... Gabumon y yo vamos a reunirnos con ellos...
-Ya veo... pues... Matt ¿no podría quedarme con ustedes por esta noche??
-Como quieras- dice acostándose para conciliar el sueño.
-No es muy comunicativo- expresa- será más difícil de lo que creí...
-Sí, pero ¿por qué no le dijiste?- pregunta Gabumon.
-Si se lo hubiera dicho desde un principio tal vez no me creería o quien sabe cómo hubiera reaccionado...- la chica miró las estrellas.
-¿Pasa algo?- pregunta el digimon.
-Alguien sufre por la ausencia de Matt... procuraré darle un poco de felicidad, aunque sea sólo en un sueño...
 
***
-TK...
-...-
-TK-
-¿Quién es?- pregunta el pequeño.
-¿Por qué lloras?-
-¿Cómo sabes que lloro?- dice secándose las lágrimas.
-Yo lo sé- dice, entonces Luna aparece ante el niño.
-¿Quién eres tú?- dice- ¿cómo me conoces??
Luna se arrodilla y le seca las lágrimas al niño.
-Lloras... por tu hermano ¿verdad?, estás preocupado por él  ¿me equivoco??
TK miró a la chica asombrado.
-Pero... ¿conoces a mi hermano??
Luna asiente con una hermosa sonrisa.
-¿No estás de parte de los Dark Masters?- pregunta.
La ternura de TK enternece a Luna. Ella le acaricia la mejilla, este gesto tranquiliza a TK y confía en la chica.
-¿En serio sabes quién es mi hermano??
Luna no contesta, busca entre sus ropas y le muestra a TK la cresta de la amistad.
-¿Tu hermano tiene una así?- pregunta Luna.
-Sí... ¿es la de mi hermano?- dice Tk.
-No, esta es mía- sonríe- pero tu hermano tiene una similar ¿no?
-Sí, es idéntica a la tuya!!- se entusiasma Takeru.
-Pero ¿sabes dónde está mi hermano?- pregunta TK.
-Sí, he venido a decirte algo- dice sentándose en el suelo.
-¿Qué?- dice imitándola.
-Que no te preocupes por él, tu hermano está bien... ya no llores- dice.
-¿Cómo sabes que está bien?- pregunta.
-Porque yo estoy con él ahora, no te preocupes, él te extraña mucho y te aseguro que pronto volverá contigo y con los demás...
-¿En serio?? ¡¡gracias!!- dice sonriendo.
-Adios Takeru...- dice sonriendo y desvaneciéndose ante TK.
-Adiós...
-TK- escucha otra voz.
-TK- escucha de nuevo.
-¡¡TK despierta!!- un grito de Tai lo hace despertar
-¿Qué?... Tai... ¡¡buenos días!! ¿ya seguimos rumbo a donde los demás Dark Marters??
-Sí, pero- Tai se sorprendió al ver  que TK ya no estaba triste como antes, Sora también notó lo mismo.
-TK, me alegra ver que ya no estés triste- lo animó.
-¡¡Es que una chica muy linda me dijo que está con mi hermano y que él está bien!!- sonrió a Sora. Este comentario tomó a Sora y a Tai por sorpresa.
-¿Una chica?- pregunta Sora- ¿qué chica?
-Me lo dijo en mis sueños- dice sonriendo- era muy bonita, me dijo que mi hermano volverá pronto con nosotros...
 
***
-¡¡Matt!!- gritaba Luna- ¡¡espérame!!
-¡¡Si quieres seguir con nosotros debes ir a nuestros pasos!!- le dice el chico.
-¡¡Pero yo no soy tan resistente!!- dice sentándose- ¡¡descansemos un momento!!
-¡¡No!! ¡¡deja de quejarte!!
-Matt, por favor- le suplica- descansemos...
-Matt, vamos- se le une Gabumon.
-Está bien, pero no por mucho tiempo- dice sentándose a la sombra de un árbol, al poco tiempo se le une Gabumon, Luna permanece alejada a unos metros de ellos. Está sentada en una roca y se dedica a peinarse.
-¡¡Qué silencio!!- exclama- odio el silencio, me da la sensación de que hay peligro...
Luna no ha terminado de decir  esto cuando el silencio se rompe gracias al sonido proveniente de la armónica de Matt. Luna queda cautivada con esa bella melodía.
-Es para que no te quejes que hay silencio- dice Matt al terminar.
-Es hermoso- dice sentándose a su lado- si tuviera mi arpa aquí...
-¿Tocas el arpa?- pregunta Matt.
-Desde que era una niña, mis padres insistieron, al principio lo tomé con mucha indiferencia; pero luego empecé a amar la música- dice.
-Ya veo- dice Matt mirando al cielo.
-Matt- dice Luna- ¿tus amigos están lejos de aquí?
Matt se siente mal al tener que mentirle a Luna sobre los demás.
-Espero- dice.
-¿Dime? ¿qué cresta posees?- pregunta.
-Amistad...
-Me imagino que te caracterizas por esa cualidad- dice.
El corazón de Matt se detiene en seco, Luna ha abierto la herida nuevamente.
-...-
Ya ha anochecido; Matt y Gabumon están sentados frente a una improvisada fogata hecha por Matt.
-¡¡Listo!!- dice Luna poniendo un plato de comida frente a ambos.
-¿Y esto?- dice Matt asombrado.
-Es para que no sientas que soy un estorbo- sonríe- sé que no tiene muy buen aspecto pero sabe bien, ya lo he probado...
Matt observa la comida cuidadosamente y la prueba. Poco después se encuentra disfrutando de la comida hecha por Luna.
-¡¡Ni Sora o Mimi cocinan tan bien!!- exclama Gabumon.
-¿Son tus amigas?- pregunta Luna.
-Sí, también niñas elegidas- le confirma.
-¿Y ellas qué cresta tienen?
La Cresta, ¡¡rayos!!, Matt se había olvidado por completo de todas las dudas que tenía respecto a su cresta y Luna, sin querer, había vuelto a recordárselo. Se paró bruscamente y se separó de Gabumon y la chica.
-Discúlpalo- dice Gabumon.
-Muy pronto le diré la verdad- dice- debe reunirse con los demás niños elegidos, que están cerca de el último Dark Master y jamás podrán vencerlo sin el poder que tiene Matt, el poder de la amistad... no permitiré que pase lo mismo que aquella vez...- al decir estas últimas palabras le tiemblan los ojos.
-Luna- murmura Gabumon.
 
***
TK está tendido mirando hacia el cielo, contemplando las estrellas. Sora se le une.
-¿Piensas en Matt?- le pregunta la chica.
-Ya no, porque sé que él está bien- le responde.
-¿Estás tan seguro de ello?, pudo ser un sueño- le dice. TK niega con la cabeza.
-No, ella me dijo que mi hermano estaría bien, porque ella estaría con él- afirma convincentemente.
Ambos permanecen callados por un rato, hasta que Sora se atreve a hacerle una pregunta que ni ella misma comprende su razón.
-Y esa chica de la que hablas... ¿era muy bonita?
-Sí... era muy bonita...
-Ya veo- suspira.
 
***
-Matt- pregunta Luna- te he notado... no sé... distinto... ¿te ocurre algo?
-¿A mí?, no, nada- dice tratando de evadir la pregunta.
-Matt- dice la chica mirando a las estrellas- sabes? las estrellas se ven hermosas esta noche...
Matt imitó a Luna y ambos se quedaron un buen rato contemplando el hermoso firmamento.
-Los Dark Masters son muy poderosos- dice Luna rompiendo el silencio- ¿lo sabías?
-Ya hemos derrotado a uno- dice Matt mirando a la chica.
-Pero no es suficiente... el último es el más poderoso- Matt nota que habla con preocupación.
-Ellos son fuertes- dice- podrán contra él...
-¿Y qué haras tú?- dice Luna incorporándose- me imagino que irás a ayudarlos...
-¡¡No!!- grita Matt exaltado- ¡¡yo NO quiero ir con ellos!! ¡¡NO quiero estar con ellos!!
-¿Entonces qué es lo que quieres??- le pregunta Luna.
-Yo sólo...yo sólo... ¡¡quiero estar solo!! ¿entiendes? SOLO!!!
-¿Qué hay de tus amigos? ¿de tu misión? ¿de tu deber? ¡¡¿de TU CRESTA??!!
-¡¡Ya cállate!! ¡¡odio este mundo!! ¡¡detesto tener que ser un elegido!! ¿por qué a mí?? ¿alguien tiene esa respuesta?? ¡¡no quiero esa responsabilidad!! pero sobre todo- dice observando el símbolo de la amistad- ¡¡no quiero esta cresta!!!- al decir esto se aleja corriendo.
-Luna- dice acercándose Gabumon, quién había escuchado todo- ¿qué piensas hacer?
Luna miró al digimon, su cara seguía siendo la misma, pero su expresión era completamente distinta, se veía más madura, más seria, más mujer...
-No voy a dejar que ocurra lo mismo que aquella vez- dijo con tristeza.
-Sí, confío en tí...
-Gabumon, los elegidos están separados... desde la partida de Matt... está sucediendo de nuevo... se acerca la batalla contra el último Dark Master... y no es contra lo único que tendrán que pelear para poder liberar a este digimundo... hay algo... algo más allá de nuestro alcance... algo que me dice que ellos no van a poder derrotarlo sin la ayuda de Matt... es él el que mantiene unido al grupo... ese es su destino.... iré a buscarlo... para que todos vuelvan a unirse...- al decir esto le dió la espalda a Gabumon y partió en busca de Matt.
 
***
Mientras, ya los otros digielegidos están peleando contra el útlimo Dark Master.
-¡¡Es demasiado Poderoso!!- sostuvo Sora.
-Ya lo sé!!- dice Tai- ¡¡jamás podremos derrotarlo!!!
"Sí puedes" escuchó una voz en su interior "pero deben estar todos juntos", Tai no sabía si había imaginado eso o no, pero sí sabía que tenía una idea clara en su mente. Se volteó a Sora y le pidió algo importante.
-Sora- le dice- por favor, ve con TK a buscar a Mimi, Joe y Matt... si estamos todos juntos podremos vencer a este digimon...
-Pero Tai...- entonces Sora escuchó que alguien, dentro de sí, le decía "ve Sora, reúne a todos... es tu deber... es tu deber..." Sora alzó la mirada- sí, haré lo que me pides.
 
***
-Matt...- susurra Luna- Matt... ¿por qué te pones así?
El chico se encontraba sentado con la cabeza entre las piernas, llorando. Ella esperó a que se tranquilizara.
-Es el emblema ¿verdad?- preguntó la chica.
Matt alzó la mirada hacia la chica, que se había sentado a su lado.
-Esto- dice dándole en emblema- esto es lo que te molesta ¿no es cierto?
-NO va conmigo- dice mirando el emblema.
-¿Tú crees que no va contigo?- dice Luna.
-Sí- dice- yo... no soy un buen amigo...
-Matt, tal vez no te des cuenta, pero esta cresta, este símbolo va más allá de lo que tú puedas o dejes de creer- dice la chica.
-¿No entiendes que no merezco esa cresta?, ni siquera con mi hermano he sido un "amigo".... sólo...- entonces bajó la mirada de nuevo.
-Matt...
-Además, no creo que estés aquí por gusto ¿o sí?- preguntó.
-...-
Matt toma el emblema en sus manos.
-Sé como te sientes- dice Luna- sientes que este emblema no va contigo, no crees que tengas esa cualidad lo suficiente como para hacer que tu digimon evolucione correctamente. También crees que no eres la persona correcta para portar este emblema, lo haces porque crees que necesitas madurar y porque sientes que no conoces el verdadero significado de la palabra "amistad"...
Matt mira a los ojos a Luna, está sorprendido.
-Pero... ¿cómo es que sabes todo esto?
-¿Me creerías si te dijera que yo sentí lo mismo antes?- dice.
-¿Qué?
-Es hora, tus amigos te necesitan... nunca podrán contra el último Dark Master sin ti...
-Mis amigos...- suspira tristemente.
Entonces una aura blanca los rodea a ambos, Matt cierra los ojos y, al abrirlos nuevamente, se da cuenta de que están en la Isla File.
-Espero que reconozcas este lugar...
-Sí, aquí fue en donde llegaron por primera vez a este digimundo.... pero no creas que ustedes fueron los únicos o los primeros niños elegidos...
-¿Qué?
Entonces Matt divisa un prado en donde ve a ocho digimons jugando. Los observa pero no reconoce a ninguno, hasta que posa sus ojos en uno que le es familiar: Tsunomon.
-¡¡Tsumono!!- exclama, pero su digimon ni se inmuta.
-No te molestes- responde Luna- estas son sólo imágenes de mi memoria...
-¿Tu memoria?
Entonces ve como ocho niños caen a la isla File, tal y como ocurrió con ellos. Los ocho chicos y ocho digimons emprenden su aventura de no muy distinta manera a la de Matt y los otros.
Matt observa a todos los niños cuando van encontrando sus emblemas. El que tiene el emblema del valor es un chico alto de cabellos negros y ojos azules, que en caracter es parecido a Tai. El emblema del amor lo posee una chica de cabellos dorados y ojos verdes y en caracter también se asemeja a Sora. El poseedor del emblema de la pureza es un pequeño niño que no debía tener más de al edad de Takeru. La chica que poseía el emblema del conocimiento era alta de estatura con el pelo rojizo y los ojos cafés. El emblema de la esperanza era un chico rubio con los ojos azules, que se parecía a él en cierto modo. El emblema de la luz es poseído por una chica que se parece a la que tiene el emblema del conocimiento por lo que Matt deduce que son hermanas. El chico que posee el emblema de la sinceridad tiene los ojos azules y el cabello negro. La chica que tiene el emblema de la amistad  tenía el cabello más negro que el de los demás y sus ojos eran tan verdes como las esmeraldas. Entonces volteó a ver a Luna e hizo un descubrimiento.
-Supongo que ya te habrás dado cuenta- dice Luna- yo soy la portadora del emblema de la amistad en ese grupo de elegidos- saca su emblema- y mi digimon, al igual que el tuyo, es Gabumon...
-...-
-Verás, al igual que tú y tus amigos, nosotros tuvimos que enfrentarnos a un digimon maligno... pero éste era Apocalypmon, era mucho más perverso que Devimon o Myotismon era realmente maligno, en nuestra última batalla Frank, el chico del emblema del valor, se enfrentó a él pero no pudo a pesar de que su digimon estaba en la etapa mega. Fue allí cuando nuestros problemas empezaron, todos estábamos muy tristes porque varias vidas se habían sacrificado... y yo... yo no sabía qué hacer, esta como tú, sin saber por qué yo tenía ese emblema que no tenía, a  mi parecer, nada que ver conmigo...
-Pero... ¿qué ocurrió con ustedes?- preguntó Matt.
-Yo me separé del grupo, junto con Gabumon, estaba muy confundida y necesitaba estar sola. Estuve vagando sin sentido por días y días, uno de ellos, me enteré que mis compañeros estaban peleando contra nuestro enemigo, pero no le día importancia. Pensaba que ellos podrían contra él... pero- sus ojos temblaron- yo... yo me equivoqué... no pudieron contra él... todos... todos estaban entre la vida y la muerte justo cuando llegué... encontré a Frank tirado y él me dijo que huyera, que Apocalypmon me destruiría si me encontraba, pero yo me rehusé... entonces comprendí lo que ocurría y logré que Gabumon digievolucionara al nivel mega... pero aún así no podía contra él... era demasiado poderoso... justo en ese momento, el emblema de la luz brilló y todo, todo desapareció. Regresamos a nuestros hogares pero... no recordábamos nada... nada... la única que recordaba todo era yo... y por más que traté que ellos recoraran... no lo conseguí... entonces comprendí que el significado de mi emblema... a muy alto precio- Luna rompió en llanto, al parecer necesitaba desahogarse de todo lo ocurrido, por lo que Matt decidió dejarla llorar.
-Simplemente- sollozaba- no era justo... no era justo... después... recibí  un correo de Genai, diciéndome que por favor regresara al mundo digital, porque la historia se estaba repitiendo... fue así como me enteré que de todos lo digimons de aquella pelea, Gabumon sobrevivió y que también había sido destinado al elegido de la amistad... fue así como te conocí...
-Imagino que me estás contando todo esto... porque temes que la historia se repita...- dice secamente.
-¿Cómo puedes ser tan insensible?- le grita- ¿acaso no entiendes lo que significa NUESTRO emblema? ¡¡es lo que mantiene unido al grupo!!! ¡¡es lo que nos mantiene unidos!! ¡¡si tu emblema deja de brillar ocurrirá lo mismo!! ¡¡nunca entenderás lo que sentí... ¡¡Nunca!!- dice desplomándose en el suello llorando.
-¿Lo que mantiene unido al grupo?- piensa Matt, entonces se arrodilla junto a ella.
-Ya... no... no llores...
-Matt- dice levantando la vista- por favor... ¿entiendes lo que te digo?- lágrimas corren por su rostro- no quiero vivir ese infierno de nuevo... no quiero que tú vivas ese infierno... no te lo mereces... no es justo... no sabes lo triste que es... me sentí culpable toda mi vida... y es verdad, todo lo ocurrido fue mi culpa, por eso no quiero que alguien más cometa mi error...
-No... Luna-chan... tienes razón... me he portado como un tonto... debo regresar, ir con mi hermano que debe estar preocupado por mí...
-No tanto- sonríe Luna.
-¿Uh?- pregunta sin entender.
-Lo que ocurre es que le dije a tu hermano en sueños que estabas bien... para reconfortarlo... Takeru-kun es Kawaii ¡¡ni creas que lo hice por ti!!- sonríe.
-Gracias- le devuelve la sonrisa.
-Creo que es el momento de que regresemos- dice envolviéndolos en el aura, regresando así al digimundo real.
-¡¡¡Matt!!- era la voz de Sora- ¿dónde estás??
-¡¡Hermano!!- decía Takeru.
-¡¡Matt!!- era Gabumon- ¡¡Luna!! ¿en dónde se encuentran?
-¡¡Es Takeru-kun!!- exclama Luna tomando de la mano a Matt y dirigiéndose hacia donde estaban las voces.
-¡¡Mira Sora!!- exclama TK- allí viene mi hermano ¡¡y viene con la chica de mis sueños!!
-¿Qué?- dice Sora volteando hacia donde señala TK.
Entonces Matt y Luna aparecen (aún tomados de la mano) antes los tres individuos.
-Matt- Sora se sonroja al ver las manos unidas- Tai te necesita... no podemos contra el último Dark Master...
Matt voltea a ver a Luna y le sonríe.
-Sí, iré con ustedes...
-Matt...
-¡¡Veo que eres la novia de mi hermano!!- exclama TK.
-¿Novia?- se sonroja Luna- no TK, soy sólo una buena amiga...
-¡¡Sí como no!!- piensa Sora- ¡¡Buena amiga!! ¡¡ni ella se lo cree!!!
-MI nombre es Luna- dice.
-¡¡Mi nombre es Luna!!- piensa Sora- ¡¡qué gusto tontita!!! un momento ¿porqué me comporto así?
-Imagino que tú debes ser Sora- sonríe Luna- Matt me ha hablado de ti...
-¿En serio?- piensa Matt.
Sora se sonroja levemente.
-Vamos- anuncia Sora- Birdramon nos espera...
-¿Vienes con nosotros Luna-san?- preguntó TK.
-La verdad es que...- pero la mirada del chico lo convenció- claro Takeru-kun...
Así los chicos fueron rumbo con Tai, Izzy y Kari.
En el camino, Sora trata de entablar una conversación con Luna.
-Y dime... ¿quién eres?
-Es una historia muy complicada, ¿cierto Matt?- sonríe Luna.
-Así es- dice devolviendo la sonrisa.
-¿Complicada?- piensa Sora.
En eso divisan la batalla de Tai contra el último Dark Master, Piedmon. Agumon había evolucionado al nivel mega pero aún así estaba perdiendo la batalla, Tai también se encontraba en malas condiciones. Sora, Matt, Luna y TK quedaron perplejos ante esta vista.
-No...- murmura Luna- Dios... por favor, no otra vez...
-¿Otra vez?- piensa Sora aún más confundida.
Lágrimas empezaron a salir de los ojos de Luna, quien miraba con desesperación aquella escena.
-No... no otra vez...- baja la mirada.
-No te preocupes- la tranquiliza Matt- esta vez me encargaré personalmente de que esta historia tenga un final feliz... - le sonríe.
-¿Final feliz? ¿esta vez? ¿qué rayos está pasando?- se cuestiona Sora.
-Matt- Luna se seca las lágrimas- Gabumon... quiero que te esfuerzes mucho... da lo mejor de ti...
-Sí Luna-san...- sonríe el digimon.
-¡¡Vamos Gabumon!!- dice Matt.
El equipo llegó, Mimi y Joe ya habían llegado hacía poco y los recibieron con alegría.
-¡¡Qué bueno que han llegado!!- sonríe Mimi.
-Sí, a ver si tú puedes hacer entrar en razón a Tai...- dice Joe.
-¿Qué quieres decir?
-La verdad- explica Izzy- es que a pesar de que queremos ayudarle él se rehúsa, al parecer quiere que esta batalla sea de él solamente...
-Parece que el tiempo que me ausenté sigue siendo un tonto...- se burla Matt- Luna quédate... ¿Luna?
Al voltear a ver a la chica se da cuenta de que está al lado de Wargreymon.
-Pobre- lo acaricia- yo veré que te sientas mejor...- entonces alza su emblema y este empieza a brillar levemente al principio, pero poco a poco el resplandor se va haciendo cada vez más fuerte. Piedmon se da cuenta de ello y ataca a la chica, dejándola mal herida.
-¡¡Luna!!- exclaman Matt y Gabumon al unísono.
Matt se acerca a Luna.
-¿Estás bien?- le pregunta.
-Algo- susurra.
-¿Qué intentabas?- le grita- ¿acaso estás loca? ¿quieres matarte? ¡¡insensata!!!
-Sólo... sólo... sólo intentaba que el emblema sanara a ese Digimon... verás... nuestro emblema tiene la facultad de sanar... a nuestros... amigos... por eso...
-No te esfuerzes- sonríe- lo comprendo... lo siento... en verdad... Tai... Luna... mi estupidez es lo que ha causado todo esto... lo siento... amigos...
Una lágrima cae en el emblema de Matt y este empieza brillar, el brillo los cubre a todos por un momento. Al desaparecer el brillo, Wargreymon, Tai y Luna estaban sanados de sus heridas.
-¡¡Sabía que tú vendrías Matt!!- exclama Tai.
-Sí- le sonríe.
-Sabía que lo lograrías...- sonríe Luna.
-Sí, gracias...
-Bueno, he cumplido mi misión aquí- le sonríe- pero antes... Takeru-kun...- se acerca a TK- no pierdas nunca las esperanzas... tienes un gran poder escondido...- le susurra al chico en el oído.
-¿Qué? ¿por qué me dices eso?- pregunta.
-Muy pronto lo sabrás- le sonríe, se voltea hacia los demás- Tai, Sora, Izzy, Mimi, Joe y Kari sigan luchando... y verán que el enemigo que les espera lo vencerán si encuentran el poder que portan no en sus emblemas, si no en su corazón...
Por último se voltea a Matt.
-No tengo palabras para agradecerte- le dice Matt.
-Recuerda que sólo tú puedes mantener unido al grupo... no olvides que eres el único que puede sacar todo el poder de Gabumon...
-Luna, ¿nos volveremos a ver?
-Lo lamento, pero es imposible...
-Ya veo...
-No te pongas triste- le sonríe- mira a tu alrededor y encontrarás a alguien para ti...
-Pero...
-Adiós Yamato-kun...- dice dándole un beso en los labios ante las miradas espectrantes de los otros elegidos y Piedmon.
-Adiós Luna-san...
-Gomen...
-NO... no hay problema...
-Busca en tu corazón... - una aura dorada envuelve a Luna y esta desaparece poco a poco.
Matt aún mantiene los ojos cerrados, al abrirlos sabe exactamente lo que tiene que hacer.
-¡¡Tai!! ¡¡es hora de destruir a este Dark Master!! ¡¡¡Gabumon vamos!!!!
 
El resto... es otra historia....
 
FIN ??