Make your own free website on Tripod.com

UNA PROMESA ETERNA 

 

Hechicera Flor

Capítulo I: Una vida sin sonrisas

 

Cerró el álbum de fotos, mientras una lágrima caía por su mejilla, no sabía como lo soportaba, en alguna ocasión pensó en irse al mismo lugar donde estaba aquel ser que tanto amo y que nunca lo dejaría de amar, pero no podía le hizo una promesa, además tenía que responder por una cosa sumamente importante: sus hijas.

 

Se levanto de su cama, no podía dejar  que ellas la vieran así, dentro de poco llegaría del colegio, así que abrió la puerta de una amplia habitación y se fue al baño a secarse las lágrimas. Sin haber abierto completamente la puerta, la joven madre escuchó unos gritos que venían del recibidor:

 

-“¡¡HOLA MAMI!!”

 

Se secó rápido las lágrimas y se dispuso a saludar a sus dos pequeñas hijas.

 

-“Hola!! mis amores, espero que les haya ido muy bien en el cole!”, y...  muchas gracias por traerlas”

-“Para mí es un placear, además aproveché porque iba a recoger a Kat,  hoy tenían práctica en el coro”.

 

-“Ahh ya veo; niñas porque no se van a jugar un poco si???”

 

- Claro mami!! vamos

 

La joven madre se sentó en el amplio sofá, no soportaría estar un minuto más con una sonrisa en su rostro, su amiga sabía lo que le estaba pasando pero no se atrevería a hablar de ello, no delante de las niñas. Cogió una fotografía que estaba en una pequeña mesita junto a ella y la acarició con sus manos, unas vez más sus ojos se empaparon de lágrimas.

 

-“Estuviste llorando otra vez, no es cierto??”

 

- “Así es”- la joven madre dejó la fotografía en su lugar con un suspiro- “Mañana será su cumpleaños, no sé que voy a hacer”

 

- “Lo mejor es que te tranquilices, tus hijas no te querrán ver así, y tampoco nosotros”

 

-“Si, creo que tienes razón”- dijo con una sonrisa forzada, que inmediatamente su prima lo notó.

 

-“Sabes, ahora quería ir a comprar algo, no me acompañas, sé que te caería muy bien esta salida”

 

-“Si vamos, pero las niñas?”

 

-“Si quieres podemos ir con ellas”

 

-“¡Qué excelente idea tuviste! Las voy a alistar para que nos acompañen,”

“Akane, Nadeshiko, vengan aquí enseguida!”

 

-“Si mami”

 

-“Quieren acompañarnos a ir de compras un rato?”

 

-“Si!!

 

-“Entonces les voy a ayudar a vestirse, vamos, vamos”

 

-“No sé como podrá mantener ese ánimo con sus hijas” pensó, mientras veía alejar a su prima con sus hijas” “Supongo que debe ser por la promesa que le hizo a su esposo” –finalmente se encogió de hombros- “Sólo ella misma lo sabría”

 

            *          *          *          *          *          *          *          *          *          *          *                     

La joven se bajó del lujoso auto, un encargado del aeropuerto la ayudó con los maletas, las dejó en el embarque y se marchó.

 

La muchacha pasó los ticketes e inmediatamente se subió al avión. Sabía que no iba a ser un viaje fácil, porque su cuñada no iba a ceder tan fácil a sus hijas después de lo que pasó, no le quería hacer más daño, pero así lo exigía su familia y ella no era nadie para poderlo cambiar. Tendría un gran cargo de conciencia si lograra lo que su familia le pidió, pero era su obligación y nada más.

 

Se pasó todo el viaje pensando en aquel “favor” que le habían pedido, y ni se dio cuenta que el avión había aterrizado. La azafata la llamó repetidas veces, ya todos se habían ido solo estaba ella en una especie de transe.

 

Bajó del avión con suma cautela, como si alguien la esperara para hacerle algo. Miró hacia el cielo, estaba nublado, y había niebla por todas partes, estaba haciendo mucho frío, se sentía un viento helado, tal como aquella tarde, aquella tarde triste y fría, donde un alma abandonó el mundo. Su primo ya iba a cumplir tres meses de muerto, sabía que su esposa no debería estar bien y que tampoco querría ver a nadie de la familia de él, pero esta vez debería aceptar todo, una batalla estaba por venir, y ella no la podría enfrentar sola.

 

            *          *          *          *          *          *          *          *          *          *          *         

 

-“Se están divirtiendo??”

 

-“Claro mamá esto es fantástico”-dijo Akane-

 

-“Claro que sí!!”- dijo Nadeshiko-

 

-“Que bien la están pasando no??”

 

-“Tienes razón, fue una buena idea, así nos levantamos el ánimo todas no crees?”

 

-“Si tienes razón, pero creo que es hora de volver a casa, oye oye que te pasa”

 

-“Mamá te sientes bien??”

 

-“Todo está como esa noche”

 

***Inicio del Flash Back***

 

-“Creo que hoy va a llover mucho, es mejor que regresemos pronto a casa, las niñas se enfermarán”

 

-“Si, tienes toda la razón, ya está anocheciendo, el cielo se está poniendo cada vez más nublado, pero esas nubes tienen algo distinto”

 

-“A que te refieres?, me estás asustando’’

 

-‘’No lo sé, hace un viento helado, y cada vez hay más niebla, y es como si todo eso se dirigiera a un mismo lugar’’

 

-‘’Deja ya de pensar en eso y volvamos a casa, creo que cada vez te pones más misterioso’’

 

-‘’Ojalá tengas razón, ojalá’’

 

***Final del Flash Back***

 

-‘’Mamá, mamá’’

 

-‘’Estás bien??’’

 

-‘’Eh?? Que paso, porque estoy aquí’’

 

-‘’Creo que te desmayaste en la calle y por eso te traje a tu casa, es mejor que descanses, hoy las niñas se irán a dormir a mi  casa para que no tengas presión yo me quedaré contigo”

 

-‘’Muchas gracias, eres una buena amiga’’

 

La aludida solo sonrió.

 

-‘’Mamá estás bien, no te pasó nada, enserio??’’-pregunto Akane-

 

-‘’Estoy bien, tranquila”-dijo acariciándole el cabello a su hija mayor- es mejor que se alisten porque hoy van a dormir en la casa de su tía’’

 

-‘’Sí!!’’

 

-‘’Las llevo a casa y vuelvo enseguida, no me tardo’’

 

-‘’De acuerdo’’

 

Las dos niñas salieron murmurando algo por lo bajo mientras su madre se quedaba sola en su cuarto pensando en lo ocurrido aquella tarde.

 

            *          *          *          *          *          *          *          *          *          *          *

 

-‘’Huy pero que frío hace’’- murmuró Meiling Li mientras bajaba del taxi- ‘’Esta debe de ser la casa’’

 

La joven descargó sus maletas en la entrada y tocó      a la puerta.

 

Una joven de unos 25 años salió a atenderla, Tenía el cabello castaño que lo llevaba hasta los hombros, sus ojos eran verde esmeralda con un brillo de inocencia, tez blanca, cuerpo perfectamente formado, y su rostro era angelical.

 

-‘’Si buenas que necesita??’’-dijo la joven un poco desinteresada sin mirar a su interlocutora’’

 

-‘’Podría saber su nombre, estoy buscando a una persona y quiero cerciorarme que sea usted”- dijo Meiling-

 

La joven inmediatamente miró a su interlocutora, y algo muy adentro suyo sabía que algo malo iba a pasar.

 

-‘’Soy Sakura Li”

 

-‘’Es usted a quien busco’’

 

Hola!!

Este es mi primer fanfic, espero que tengan compasión de mí, antes este fanfic se iba a llamar ¿¿¿Huérfanas???, pero bueno ese no es el tema central de la historia por eso lo cambié.

Lamento si quedó un poco corto pero tenía que dejar algo emocionante para el próximo capítulo, y algo confuso?? Pues bueno no podía decir de quien estaba hablando al principio de la historia, ya que después no quedaría nada emocionante.

 

Sugerencias, preguntas, tomatazos, mail bombas a hechiseraflor@yahoo.com   

 

Tengo que dejar claro que CCS no es de mi propiedad sino de las chicas de Clamp, esto sólo es de fans para fans.

 

Avances del próximo capítulo:

Sakura se entera con lo que más temía, y ahora no sabe que hacer, y  Meiling tiene un gran cargo de conciencia, mientras que Akane y Nadeshiko hacen travesuras de las suyas, y una nueva aliada entra al equipo de estas chiquillas.

 

Capítulo II: Recuerdos