Make your own free website on Tripod.com

 

UN DULCE BESO BAJO LA LLUVIA

**Nota: Este fic, que en si pretende ser uno romántico, lo hice inspirada en un frío día de lluvia... ¿por qué escribo esto? Porque me pareció importante decirlo... Ah... esa lluvia... **

Capitulo 1 Tu Recuerdo Sigue Aquí  

Y así fue... así lo recuerdo todo... aquellos momentos juntos... um, como si fuera sido ayer... antes de tu partida a Hong Kong... mi querido Syaoran...

- ¡Sakura! ... Tu... ¡Tu me gustas mucho Sakura!

- ¿Ah?

Sí... eso fue lo que me dijiste mirándome directamente a los ojos... Oh, Syaoran... hasta ese entonces no lo entendía... no, no lo entendía... solo existía en mi corazón Yukito... y luego... al final lo entendí, solo al final me di cuenta de cuanto me gustabas; y de que te quería, no, mas bien te amaba sí, en realidad te amaba... Siempre, incondicionalmente estuviste conmigo ayudándome a cambiar las Cartas Clow por Cartas Sakura... y debo decir que en el momento en que comencé a entender este sentimiento hacia ti fue cuando...

- No te desanimes... yo te ayudaré Sakura, yo soy descendiente de Clow y puedo ayudarte a cambiar las cartas... yo confío en ti...

Ahí... ahí me di cuenta de que sentía en realidad algo por ti... tus ojos, esa tierna mirada que me diste aquel día ya tan lejano a este... gracias a ti pude cambiar las cartas Luz y Oscuridad... Pero ahora... 7 años sin verte, sin sentirte, sin abrazarte... nos han separado... deseo poder verte una vez más, y aún confío en que así será, que volverás como lo prometiste, volverás para no irte más... para poder dejar de una vez por todas de abrazar mi almohada simulando que eres tu, para dejar de llorar... si... aún lo hago ¿por que? Porque... este dolor de no tenerte en realidad me mata... me hace daño, pero para no defraudarte sigo siendo la misma Sakura, la misma Sakura de hace 7 largos años, la misma niña distraída y sonriente que siempre fui, la cual tu conociste y te enamoraste...

- ¡Sakura!

Esa es Tomoyo, mi fiel Tomoyo, que siempre ha estado junto a mí, en los momentos más difíciles... quien solo ella sabe cuando algo en realidad me ocurre, quien me aconseja, y quien me ha estado consolando estos últimos siete años...

- Sakura... iré a mi casa... cualquier cosa me llamas, recuerda que quedamos de vernos mañana en la tarde, ¿de acuerdo?

- De acuerdo... - intento responderle con ánimo... ella solo me mira con sus claros ojos azules, entendiendo y respetando mi situación. La veo alejarse de mí, a paso lento... como si en realidad quisiera quedarse conmigo a consolarme... sabe lo que siento y por lo que paso pero no me habla de él.

Es extraño... siempre que camino desde el Instituto hasta la casa, me quedo por horas aquí, en el "Parque Pingüino"... Aquí fue donde me consolaste después que le confesé mis sentimientos a Yukito... tu sabías que encontraría a esa persona especial que me amaría mas que a cualquier persona... lo sabías porque esa persona eras tu... Syaoran...

Aquí es dónde me quedo siempre... en estos columpios... sentada pensando en ti... es tanto mi amor que después de años aun pienso en ti, solo tu sigues teniendo mi corazón... oh mi amado Syaoran...

- ¡Hola hija! Ya te habías tardado como siempre... la cena está lista, ¿vas a comer?

Levanto lentamente la vista y veo a mi padre... sonriente al igual que Yukito... ahora entiendo la razón por la cual me enamoré de Yukito... lo miro y le sonrío, sin pronunciar palabra alguna... el también sabe y entiendo por lo que he pasado... y tan solo me mira con nostalgia.

- Hola papá... no tengo hambre... no comeré nada... gracias de todos modos...

Solo me vuelve a sonreír y me ve subir con desgano la escalera. Llego arriba y me encierro en mi cuarto, me quedo apoyada detrás de la puerta... siento que voy a llorar pero me aguanto, pongo mis manos en mi rostro y me quito las lágrimas que se habían alcanzado a escapar de mis ojos. Me regalo a mi misma una leve sonrisa y comienzo a quitarme el uniforme. Me saco la chaqueta y ahora la blusa, quedando en ropa interior, luego me deshago de la falda negra y me quito las pantys que traigo puestas... Me observo al espejo... miro mi cuerpo y veo lo cambiado que esta... mis piernas ahora están mas largas, mis caderas son anchas, tengo una pequeña cintura... observo mi busto y me ruborizo pensando en que tu me ves así... luego veo mi cabello... tan largo como el de Tomoyo y mi madre... en realidad siempre quise tenerlo así... pero no lo llevo amarrado... no me gusta... me alejo del espejo y me pongo el pijama rosado con flores de cerezo que me bordó Tomoyo.

Después cepillo mi cabello pasando mis dedos por entre medio, pensando que es tu mano la que entrelaza mis cabellos... me detengo, dejo el cepillo a un lado y me recuesto sobre la cama, tomo el pequeño osito gris que me regalaste y lo abrazo con fuerza... murmuro tu nombre una y otra y otra vez... sin entender que sigo torturándome a mi misma...

- Ya... ya no aguanto mas Syaoran...

Comienzo a llorar... no... ya no puedo detenerme...

Mis ojos son nublados por las lágrimas y sin darme cuenta no logro ver nada más...

 

*************************************************************************

- Sakura ya levántate hija... creo que no me escucho... Touya, ¿puedes ir a verla?

- Claro... así le digo lo lenta que es ese Monstruo...

- Sí...

- Sakura... ¡hey!

Sigo durmiendo... no me di cuenta de que mi hermano había entrado a mi habitación y se encontraba a mi lado... abro lentamente los ojos y me encuentro frente a mi hermano... su rostro serio... esta vez se torno tierno. Lo quedo mirando extrañada... y preocupada pues sé que se dará cuenta de mis lágrimas...

- Touya...

- Sakura... hermana... ¿estas bien?

- Sí. No te preocupes... hermano... - le digo sonriente, rogando por que me crea... pero como siempre, fallo...

- Mentira. A mi no me engañas.

- Pero si estoy bien... - le contesto mirándolo a los ojos; su mirada sigue fija a la mía.

- Eso no es cierto... estuviste llorando anoche, igual que todas las noches Sakura. Te conozco, y en 7 años no he vuelto a ver la misma sonrisa que solías llevar contigo. Sonríes pero no como antes... y todo por ese maldito mocoso...

- Touya... - le llamo con los ojos brillantes... a punto de llorar le digo-es... es verdad... pero yo, créeme ya estoy bien... lo estoy... y no te preocupes por Syaoran... él...

Touya se acerca mas a mí y me abraza suavemente, me hace cariño en la cabeza y yo rompo en llanto en su pecho, como ya muchas veces ha pasado. Comienzo a llorar desesperadamente, al igual que la noche anterior. Siento como el corazón de mi hermano va acelerando mas, sé que se preocupa y que le causa una impotencia enorme no poder hacer nada mas que consolarme. Después de unos minutos me separo de él y ya más tranquila le regalo una sonrisa, como siempre lo hago. Me mira serio pero en su rostro se dibuja una sonrisa en sus labios para mí, me vuelve a abrazar y me susurra al oído: "Recuerda que no he matado a ese mocoso solo por ti" Se pone de pie y desde la puerta me dice:

- Apúrate monstruo que ya van a empezar las clases.

- ¡Hermano!

Le digo desde mi cama. El se va, pero dejándome un poco más tranquila y se lo agradezco mucho. Doy un suspiro y veo la hora del reloj, entro al baño y me visto lo más rápido que puedo. Arreglo mi cabello en una media cola ajustándola con una cinta rosada y bajo a tomar el desayuno.

- ¡Ya me voy papá!

- ¡Hasta luego Sakura!

Me voy patinando como siempre... en verdad ese es uno de los hábitos que nunca he dejado de hacer. Patino los más rápido y tomo un atajo por donde siempre... dónde siempre veo los cerezos en flor. Los observo y son ellos los que me hacen sonreír de verdad. Llego al Instituto, entro a la sala y me encuentro con Tomoyo, quien me mira sonriendo y dice:

- Buenos días Sakura. ¿Cómo estas?

- Buenos días Tomoyo. Yo... bien ¿y tu?- le respondo bostezando.

- Bien... gracias... Uh... querida Sakura... - me dice sonriente, logro verla mucho más contenta que otros días...

- ¿Sí Tomoyo?

- Te ves más feliz hoy...

- ¿Ah sí?- pregunto sonrojándome como siempre. Ella me responde con una dulce sonrisa cerrando sus ojos...

- Sakura... ¿puedo contarte algo... importante?

Me pregunta con timidez y su rostro se ilumina al verme a los ojos...

- Claro... ¿Qué es?- le pregunto al momento en que me siento en el banco.

- Pues... sucede que alguien me mando una carta... en realidad hace mucho que me manda cartas...

- ¿En serio? ¿Quién?- le pregunto mas animada, ella lo nota y olvida la timidez, se acerca a mí sonriendo y aún con las mejillas ruborizadas.

- Es...

- Buenos días alumnos, tomen asiento para comenzar la clase.

- Oh... es el profesor... Tomoyo, me cuentas en la salida, ¿bien?

Ella asiente con la cabeza y se asienta en él puesto que esta al lado de él mío... la clase avanza y como siempre le pierdo el hilo... el maestro me reta por ser tan distraída... me apeno y leo la lección, regreso a mi asiento y veo por la ventana como las hojas de otoño caen lentamente y yo me quedo viéndolas siempre... no puedo dejar de pensar en Syaoran... y lo hago, observo el puesto vacío atrás mío y lo recuerdo más... nadie ocupa ese asiento y me hace pensar que esta reservado para ti, pues uno de estos días vendrás y te sentarás atrás mío, me miraras, me sonrieras...

- Bien alumnos, vayan al receso, ah, y señorita Kinomoto... no sea tan distraída en mi clase por favor.

La voz del profesor me saca de mis pensamientos, lo escucho retarme y me apeno muchisimo, bajo mi cabeza y escucho las risas de unas compañeras. Tomoyo se acerca a mí y me sonríe diciendo...

- ¿Vamos?- a lo que yo asiento con mi cabeza.

Caminamos por los pasillos del Instituto... yo mirando la ventana, mirando aquellas débiles hojas que el viento se lleva... me comienzo a deprimir aún mas... oh, son tantas las cosas que me complico mucho...

- ¿Si tanto te complicas porque no le pides un consejo a alguien?

- ¡Yukito!- digo dando en salto hacia atrás... me asusto... me leyó la mente... ¡uy que pena! Pero la sonrisa que me había dado de nuevo se pierde, dejándome los labios en forma horizontal. Levanto mi vista que tenía perdida en el suelo, simulo sonreír como hago a todos los demás.

- Sakura, ¿cómo estas?- me dice sonriéndome, aunque en su rostro noto la preocupación que siente por mí.

- Bien... gracias, ¿tu?... oye... ¿qué haces aquí?

- Muy bien, vine a buscar unos informes, y de paso a verte a ti y a Tomoyo - dice sonriéndole a Tomoyo y a mí. Tomoyo le sonríe de igual forma.

- Sakura, ¿te gustaría ir conmigo a tomar un helado?

Me pregunta tan gentil como siempre... no me ruborizo, ya que sé que es para hablar conmigo e intentar animarme. Pienso negarme pero veo a Tomoyo mirándome como si me pidiera que fuera con él... entiendo y le asiento con la cabeza. Sonríe y se despide de ambas.

- Te hará bien hablar con Yukito y Yue...

- Tomoyo...

- Vamos que te conozco... y mucho, ¿no?

Me besa en la mejilla y yo le obsequio una dulce sonrisa.

- Bien... te había dicho que alguien me mandaba cartas y..

- A sí... y- digo sonriéndole- ¿Quién es?

Sus mejillas se ruborizan y media apenada me dice:

- Es... Eriol...

- ¿¿Ah?? Espera... ¿Eriol Hiragisawa?- pregunto emocionada y asombrada a la vez... es extraño, no entiendo...

- Si Sakura... - dice sonriendo.

- ¿Pero él no se fue a Inglaterra con...

- Sí, la profesora Mitsuki.

- Pero... - me da miedo preguntar... no quiero herir a Tomoyo- no eran... ¿novios?

- Si- me dice tranquila, algo que he envidiado siempre es la paciencia y tranquilidad de Tomoyo- pero él termino con la profesora...

-¿Cómo lo sabes?

- ¿Recuerdas cuando viaje a Inglaterra con mi mamá por asuntos de trabajo?

- Si... - le contesto recordando aquella vez, si mal no recuerdo fue como hace 5 meses- ¿No me digas que lo viste ahí?

- Así es, por eso fui con mi madre allá. El hacia meses me escribía cartas, cuando yo fui, lo busque para darle la sorpresa... conversamos y- de repente su rostro se pone rojo y dice- se declaró.

- ¡Oh! ¡¡Tomoyo!! Que bien.

Le digo lanzándome a sus brazos, me abraza y luego le pregunto:

- ¿Por qué no me lo contaste?

- Sakura... yo se cuanto has sufrido estos años sin... Li Syaoran... pensaba que si te lo contaba te pondrías triste al recordarlo otra vez más, por eso espere el momento en que te viera tan feliz como esta mañana, ¿entiendes?

- Si- le respondo... mi corazón se acelera una vez más, como eternamente lo hará al escuchar el nombre de Syaoran.

La campana suena indicándonos que debemos volver a clase. Tomoyo me sonríe y yo lo hago también. En realidad este día me siento más feliz, pero mi felicidad nunca estará completa hasta que "tu" vengas aquí, conmigo. Las horas pasan y el día de clase se termina, muchos se sienten felices por esto pero yo... no. Camino con Tomoyo hasta la salida, al llegar allí veo a Yukito saludándome con la mano. Tomoyo aprieta la mía y me dice, casi en un susurro.

- Te hará bien hablar con Yue.

Suelta mi mano, besa mi mejilla y se va de mí lado. Me quedo sola con Yukito a unos cuantos pasos, camino hacia él y observo cada hoja de otoño que se cruza en mi camino. Cada vez que veo una hoja de estas... mas pienso en ti mi Syaoran.

- ¡Hola Sakura! ¿Nos vamos?

- Sí... - digo sin ánimo. Yukito nota mi tristeza pero sigue intentando animarme. Me comienza a conversar sobre la comida... su tema favorito, luego cambia el tema y me pregunta sobre los osos de felpa. Al decir "oso de felpa negro o plomizo" recuerdo inmediatamente el que me regalo mi Syaoran... lo recuerdo y me siento mal... me duele tanto mi corazón...

- Sakura, yo, lo siento.

- Yukito - me saca de mis pensamientos, en realidad no puedo seguir pensando cosas frente a él.

- Confía en mi. Te puedo leer la mente y tú lo sabes.

- Sí... Yukito...

- ¡Mira! Ya llegamos - entra entusiasmado al lugar y me llama, pidiéndome entrar con él, lo hago e intento animarme al ver tantos helados a mí alrededor.

- Bien- dice mirando el menú- yo quiero Un Raspado De Fresa, un helado de chocolate, uno de frutilla con vainilla, otra de...

Miro nuevamente la ventana, veo a la gente pasar, y en el aire veo esas hojas de otoño que hacen palpitar mas fuerte mi corazón. Unos minutos después giro mi cabeza y veo a la mesera un tanto mareada, mientras Yukito sigue pidiéndole helados... comienzo a reírme fuertemente, en realidad la situación me causa risa, Yukito se da cuenta de esto y me mira riéndose, la mesera también se ríe con nosotros. Al rato después Yukito y yo nos encontramos comiendo helados tranquilamente... por esos instantes logré olvidar a Syaoran de mi mente, pero jamas de mi corazón.

- Lo sé. Jamás saldrá de tu corazón.

- Así es Yuki- le digo esbozando una sonrisa.

- Gracias por tenerme esa confianza pequeña Sakura.

- No- digo girando mi cabeza de izquierda a derecha- gracias a ti por escucharme.

- ¿Sabes? En realidad amo con todo mi ser a Syaoran, es increíble que después de 7 años su recuerdo siga aquí- digo señalando mi pecho- lo amo tanto...

Digo con los ojos brillantes, cristalinos, no pude seguir hablando pues un nudo ato mi garganta...

- Sakura... - me dice triste, siente en su corazón mi dolor, y eso me causa aún mas dolor.

- Tu aparte de ser mi ama, eres mi amiga, y una persona muy importante en mi corazón Sakura. Por eso tu dolor, es mi dolor.

- Sí Yuki... sí...

Tomo mi helado mirando a los ojos a Yukito. Lo dejo al darme cuenta que se ha derretido y ahora no se porque pero estoy llorando... siento como las lagrimas corren por mis mejillas y Yukito me mira forzando una sonrisa de preocupación. Llevo mis manos a mis ojos y me quito las lagrimas. Vuelvo a mirar a Yukito y le digo con la voz en un hilo:

- Yukito, perdóname... tu vienes a animarme y yo... y yo me pongo a llorar... lo siento... lo siento mucho...

- Sakura... yo te entiendo, no te preocupes.

- Si... Yuki... ¿nos podemos ir?

Le pido, él asiente con la cabeza. Paga los helados y salimos del lugar.

- Sakura, quiero que vayamos al Parque Pingüino.

Elevo mis ojos hasta los de él y asiento con la cabeza, mientras que me pregunto él porque.

Caminamos a paso lento sin cruzar muchas palabras. Miro a mí alrededor y observo el suelo, lleno de hojas de otoño... llegamos al parque y cuando le pregunto porque quería venir aquí, veo en sus pies la insignia de Clow y sus alas salen de su espalda, lo cubren y después que la luz se disipa Yue esta frente a mí.

- Ama Sakura...

- Yue... yo... - digo esbozando una sonrisa comprometedora. Él me mira, sus felinos ojos, que algunas ves me miraron con desprecio, me miran hoy, con ternura y cariño... al ver aquellos ojos, tan parecidos a los de mi Syaoran, tengo la gran necesidad de tirarme a sus brazos, y de llorar... y así lo hago, lloro en los brazos de Yue...

- Sakura... ¿cómo... no, ¿estás bien?

- No, no Yue, no estoy bien... extraño mucho a Syaoran, lo deseo con todo mi corazón... quiero tenerlo aquí conmigo, ¡ahora! ya no puedo mas sin el Yue...

- Ama...

Me abraza con fuerza... siento extrañamente en él, la esencia de mi hermano... me están fácil hablar con él... apoya su cabeza en mis hombros y me dice:

- ¿No crees que a él le dolería mucho verte así? ¿No crees que él sufre al igual que tu, pero sale adelante por ti? ¿Por que te ama?

Sus palabras me dicen la verdad... es cierto, él me ama, pero... aún así me duele estar sin él...

- Si... - digo en un largo suspiro- es cierto... pero yo... yo lo quiero aquí conmigo... ¿no entiendes? Estar lejos de la persona que más amas en toda tu vida... es... un dolor inmenso Yue, tu... tienes a mi hermano contigo, pero yo no, ¿me entiendes ahora?

Le veo mirarme atento, escuchando y sintiendo cada palabra que sale por mi boca, me mira atento y....

- Yo te entiendo Sakura, yo por mucho tiempo estuve sin la persona que más quería...

- Él... ¿el Mago Clow?

- Sí... cuando el dejo a Kerberos y a mí, se me vino el mundo encima, me costo mucho superarlo, pero jamas deje que Kerberos se diera cuenta, si así era, si el se enteraba lo haría sufrir mas, y yo lo quiero mucho como para causarle dolor... pero conocí a Touya...

- Yue... aunque siempre eres frío con los demás, en realidad eres dulce y gentil...

- Sakura...

- Gracias, gracias por ayudarme...

- Yukito esta muy preocupado por ti... por eso quise ayudarte, consolarte... tu... tú eres muy importante para mi Sakura.

- Oh... Yue, gracias...

Lo miro a los ojos, esos ojos que me muestran todo su calor y ternura, lo vuelvo a abrazar y lloro en su pecho, pero ahora lloro de felicidad, en verdad Tomoyo tenia la razón, hablar con ellos me ayudo...

- Prométeme que intentaras en no sufrir ama, tu dolor, siempre, y por siempre será mi dolor ¿Me lo prometes?

- Sí... te lo prometo Yue, lo prometo... - le regalo una sonrisa, la cual él agradece con otra, me abraza con suavidad y besa mi mejilla, ante aquel hecho, no puedo evitar sonrosarme, él lo nota y sonríe, pero sonríe para mí... Nuevamente el circulo mágico aparece en sus pies, la luz se desata y al abrir mis ojos veo a Yukito junto a mí. Me sonríe y toma mi mano, dejo permanecer por él y Yue la sonrisa en mis labios, aquella sonrisa que hace tanto tiempo había abandonado mi ser.

Emprendemos la marcha juntos, hacia mi casa. Al llegar me besa la mejilla, pero no me ruborizo, ¿porque? porque mi corazón le pertenece a otra persona...

- Adiós Sakura...

- Adiós Yuki...

Se aleja, lo veo unos instantes y una voz me dice: "Te quiero Sakura, y no quiero verte mas así..." Es Yue, lo sé, sonrío y respondo en voz alta "Lo prometo..."

Entro a casa, papá no está y Touya... sí... me mira y me ve sinceramente feliz, me sonríe y me besa en la frente, sonrío y subo a mi habitación. Repito exactamente lo que hice ayer, termino de vestirme, tomo el pequeño osito, lo abrazo, dejo caer una pequeña lagrima sobre él y recuerdo las palabras de Yue..."¿No crees que a él le dolería mucho verte así? ¿No crees que sufre al igual que tu, pero sale adelante por ti? ¿Por que te ama?" ..... Esas palabras suenan por todo mi ser... es verdad... y prometí no llorar...

- No... por ti mi amado Syaoran no llorare, seré tan fuerte como tu...

Me arropo, cierro mis ojos, manteniendo el oso apegado a mi cuerpo diciéndome a mi misma "Seré tan fuerte como tú... mi Syaoran..."

 

*********************************************************

 

Nota Autora: ¡¡Hola!! Espero les haya gustado este primer fic que hago de Card Captor Sakura, a mí me gusto mucho. Incluso me conmoví a mi misma, pues es verdad todos los sentimientos que experimenta Sakura. Debo decir(aunque todos lo saben) que Yukito y Touya son pareja, Eriol es novio de Kaho, pero hace mejor pareja con Tomoyo. En el manga, según yo tengo entendido sigue usando el mismo uniforme. También todos (aquí en mi fic) saben sobre lo que pasa Sakura, pero no hablan mucho de esto con ella, respetan su silencio. También estoy segura que él titulo les llama la atención, pero paciencia, ya pronto sucederá el tan anhelado, "DULCE BESO BAJO LA LLUVIA" =n_n=

Y antes que se me olvide, este fic va dedicado a mi mejor amiga Daniela Aguayo. Sí, ¡¡para ti Dani!!

¡Ah! Y por último les recuerdo que también posiblemente habrá pensamientos venidos de Hong Kong. ¿Entendieron cierto?

Reclamos, felicitaciones, lo que sea a:

antonia.hibiki@entelchile.net

 

*********************************************************