Make your own free website on Tripod.com

  

CAPITULO III: EL ANGEL DESPIERTA

 

Yue sentía cada vez mas esa presencia, mientras que una aura envolvía a Ariadne por completo. Yue no podía creer lo que veía, unas hermosas alas salieron de la espalda de Ariadne y la envolvían, entonces ya no pudo negárselo, la presencia provenía de la mismísima Ariadne, ahora comprendió porque la primera vez que la vio sintió el impulso de volver a su verdadera forma, era su aura lo que le llamo tanto la atención.

 

Mientras las alas  la envolvían el circulo mágico del mago Clow se formaba abajo, las alas se extendieron y apareció Ariadne, quien cambio en su vestimenta que era un vestido de tirante blanco y largo con una adorno plateado en la cintura y una sobrefalda de color plateado , el pelo se hizo mas largo, en sus manos llevaba un guante con una joya incrustada en el   y sus ojos, los ojos fueron lo que en verdad impresiono a Yue, expresaban una tristeza inimaginable.

 

-Yue, al fin nos conocemos-dijo Ariadne

 

-¿Ariadne, que te paso?-

 

-Nada, mi querido Yue, solo ha despertado mi verdadero ser-

 

- mi querido Yue- dijo acercándose a el y acariciando su mejilla, despues lo abrazo- Tenia muchos deseos de volver a ver Yue- levanto la mirada y le dio un pequeño beso a Yue.

 

-Pero hoy nos tendremos que volver a separar- se aparto de Yue y fue hasta la ventana- los rayos de la luna bañaron su hermoso cabello- yo soy el ultimo juez de la maestra de cartas llamada Sakura, yo soy quien probara sus verdaderas habilidades- y salió volando en la espesura de la noche.

 

-¡ESPERA ARIADNE!-  y Yue también salió, dejando sola aquella habitación de hospital.

 

YYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYY

 

Todos ya se  habían reunido en el parque pingüino, estaban muy confundidos,  Eriol llamo a sus guardianes. Justo en ese momento empezó a soplar un aire muy frió, las hojas de los árboles se movían pacíficamente, y la luna fue envuelta por una negra niebla.

 

-¡Ahora si no entiendo que pasa!- dijo asustada Sakura.

 

-La presencia viene hacia aquí- dijo Eriol.

 

Ariadne, se acercaba al lugar donde se reunieron,  todos vieron que Yue la seguía, Ariadne se detuvo enfrente de Sakura, y le sonrio.

 

-Tu debes ser el Ama de las cartas- dijo tranquilamente Ariadne.

 

-Si, soy yo, pero ¿quién eres tu?-

 

-Yo, yo soy el ultimo Juez que creo el Amo Clow-dirigió su mirada a Eriol, Soy el ángel que probara tu valor y destreza  mi nombre es Estrella.

 

-Hola, Amo Eriol- sonrio Estrella, pero fue una sonrisa fugaz.

 

Estrella... yo no recuerdo haberte creado.

 

-lo se, yo debo ser olvidada rápidamente, tu me creaste solo para ser el ultimo Juez, yo no soy Guardián, como Yue, o Kerberos.

 

-Entonces ¿yo me mantendré viva dentro del alma de cada persona en la que reencarné hasta que el nuevo dueño de las cartas aparezca?- pregunto Umi, con una voz muy delicada.

 

-Así es Estrella, tu así te mantendrás viva, hasta que llegue el momento del verdadero Juicio- dijo Clow.

 

-Será como usted diga Amo Clow- dijo mientras el circulo mágico aparecía en su pies.

 

-En verdad lamento que no puedas estar junto a Yue o Kerberos- dijo mientras  Estrella se convertía en una pequeña luz.

 

-lamento que ese sea tu destino mi querida Estrella- dijo Clow viendo como se alejaba.

 

Volvió a colocarse frente a Sakura -¡Ahora empezara tu verdadero Juicio!- y se empezó a elevar- ¡Comienza a pelear Sakura!-

 

-¡Espera!, antes dime que pasara si no te puedo ganar- dijo Sakura recordando sus peleas con Yue y con Eriol, lo catastrófico que hubiera sido si ella no hubiera ganado esas peleas.

 

-Si no llegaras a ganar, todos los humanos perderían su valores- dijo Estrella

 

-¿sus valores?- repitió Sakura.

 

-Así es, la bondad, la amistad, el valor, el amor- dijo Estrella que no había perdido la serenidad- ya nadie podrá brindar su amistad, ya nadie tendrá valor para nada, ya nadie será bondadoso con su semejante y ya nadie volverá a amar- y miro hacia donde se encontraba Yue aunque rápido volvió su mirada a Sakura y se preparo para atacar -¡Ahora si, prepárate!- y se lanzo en picada, en su manos, se formo una espada.

 

-¡Sakura! Al unísono, gritaron todos.

 

-¡Yo la detendré Sakura!- grito Eriol – Si yo la cree también podré detenerla

 

-No podrás- dijo secamente Estrella, -tu ya no tienes control sobre mi, ¡así que déjame cumplir mi ultima misión!-

 

“su ultima misión” se dijo Yue, “entonces ella...”

 

¿y la chica Amo Clow?- pregunto Yue

 

-¿te refieres a Estrella?, ella fue a dar su ultima misión, aunque tal vez tarde para que eso suceda- dijo con una triste sonrisa

 

-¿su ultima misión?- pregunto intrigado

 

-Cuando la cumpla, salga victoriosa o no, ese será el fin para ella.

 

-Ahora recuerdo a Estrella- dijo en voz alta Yue – Recuerdo que el Amo Clow me dijo que la hizo totalmente libre, solo cumpliría la ultima orden que le dio, ser la ultima Juez del dueño de las cartas.

 

SALTO” Sakura esquivaba los ataques de Ariadne.

 

-Ya, pelea en serio, me estas cansando- dijo Ariadne muy enojada.

 

Bien, terminare esto rápido- dijo Sakura “FUEGO” rápidamente la carta se dirigió en contra de Ariadne.

¡USO UNA DE LAS CARTAS MAS PODEROSAS!- exclamaron todos, sin embargo la carta no le hizo ni un rasguño a Ariadne.

-Estas equivocada si crees que con esas cartas me detendrás-

-Entonces ¿cual? ¿cuál debo usar?- se pregunto Sakura mirando desesperada a todos, queriendo saber si podían ayudarla.

“Conmigo la gran fuerza no funcionara, solo funcionara el espíritu” oyó Sakura en su mente, la voz era la de Ariadne, Sakura la miro y Ariadne  lanzo unas flechas a Sakura, quien no pudo esquivarlas todas.

 

-¿A que te refieres?- le pregunto ella, estaba un poco malherida.

“A que las cartas de ataque no funcionaran”  escucho de nuevo la voz.

-pero, ¿entonces que haré?- Sakura lo penso un instante “ya se, tal esta funcione”

LOS CUATRO ELEMENTOS, BRÍNDENME SUS  GRANDES PODERES, “VIENTO” “AGUA” “FUEGO” ¡”TIERRA”!.

 una sonrisa se dibujo en los labios de Ariadne. Las cartas envolvieron rápidamente a Ariadne, y fue posada en el suelo.

-lo has logrado Ama de las cartas; pero siempre debes recordar que la magia es un don maravilloso, nunca  vayas a olvidar que esas cartas  dependen de ti- en ese momento todas las cartas envolvieron a Sakura, ella las miro sonriendo. Miro a todos  satisfecha de su ultima pelea, entonces su mirada se poso en Yue, miraba tristemente a Ariadne.

 

-Sakura nunca las abandones, ya que si lo hicieras morirían- Ariadne  empezaba a ser casi transparente.

 

-¡Ariadne ¿qué te pasa?!- grito Yue corriendo a ella.

 

-no es nada, mi misión acabo, y yo ya no tengo porque estar aquí, cumplí mi propósito- Ariadne empezaba a sentirse débil.

 

-¿desaparecerás?- dijo Sakura

 

-así es, solo fui creada para esto al finalizarlo mi vida también terminaría.- Ariadne estaba en los brazo de Yue.

 

-eso es demasiado cruel- dijo Sakura sollozando

 

-es mi destino, aunque es una lastima,- y miro a Yue – la vida al fin se había tornado interesante- dijo con una leve sonrisa,  su voz era cada vez mas débil

 

-Ariadne- susurro Yue quien la miraba intensamente, el no quería que le sucediera eso, pero ¿qué podía hacer el?, no tenia el poder necesario para lograr que ella el ser mas querido para él  estuviera bien.

 

Ariadne acaricio nuevamente su mejilla – Mi querido Yue, gracias por acompañarme todos esos días- sus alas ya habían desaparecido aunque no se había transformado en su identidad falsa.

 

-Ariadne, no quiero que te vayas, por favor- en las palabras de Yue se notaba una impotencia enorme.

 

-Lamento no quedarme a tu lado, pero recuerda- dijo señalando el cielo,- Te esperare allá- sonrio.

 

Yue forzó una sonrisa, entonces comenzó a llorar mientras mantenía en su brazos a Ariadne -¡NO, NO PERMITIRE QUE MUERAS, NO.. NO! Y le dio un abrazo desesperado, como para evitar que su cuerpo y alma se escaparan de su lado.

 

Todos  se quedaron son habla, la escena era tan hermosa y tan cruel al mismo tiempo, Sakura sentía que era su deber hacer algo lo que fuera, pero no se le ocurría nada, absolutamente nada.

 

-adiós, mi amado...Yue..adiós- y sus ojos se cerraron al terminar de hablar.

 

-¡Es demasiado cruel¡- dijo nuevamente Sakura -¡NO LO PERMITIRE ! Un aura dorada rodeo a Sakura mientras su circulo mágico se dibujaba debajo de Ariadne, quien ya había regresado a su forma original y estaba desapareciendo.

 

¡POR FAVOR CARTAS, AYUNDENME A QUE ESTA PERSONA SEA MI GUARDIAN, Y VUELVA A LA VIDA¡- dijo Sakura con lagrimas en los ojos y una mirada de decisión y valor. La misma aura dorada envolvió a las cartas y salió disparada a Ariadne, todos estaban a la expectativa de lo que pasaría, pero no dudaban del gran poder mágico de Sakura.

 

Entonces las alas envolvieron a Ariadne, y se transformo, al abrir sus ojos, se levanto, parecía aturdida, sin embargo camino con paso lento hacia Sakura. Se arrodillo para ponerse a su altura y le sonrio –Gracias, gracias Ama Sakura- y le dio un abrazo fuerte a Sakura, quien empezó a llorar, al levantarse le sonrio a todos, dio media vuelta y camino hacia Yue con el mismo paso lento.

 

-Sakura es mejor que nos marchemos- dijo Tomoyo tocando el hombro de Sakura.

 

-Sí- dijo animada Sakura, quien aun tenia lagrimas en su ojos.

 

-¡Bien hecho Sakura!- le dijo Kero quien ya estaba transformado de nuevo. Todos caminaron con pasos lentos, mientras hablaban animadamente del gran poder de Sakura, poniéndola sonrojada.

 

 

Ariadne llegó hasta Yue, el la miraba con ojos de incredulidad, estaba allí, ella que momentos antes creyó haber perdido estaba con el, de nuevo, Yue la abrazo, la abrazo de tal forma que le dijo todo con ese abrazo, le dijo cuanto la amaba, cuanto se alegraba por que estuviera nuevamente a su lado, ella lo beso, era algo que hubiera querido hacer hace tanto tiempo, pero que por un motivo que ni siquiera ella sabia no lo hizo, permanecieron largo tiempo en ese tierno y apasionado beso. Al mirarse de nuevo Yue se transformo al igual que Ariadne se miraron, y se abrazaron, el amor por Ariadne también nació en el corazón de Yukito, pues aunque sus personalidades eran diferentes, su corazón  era  uno solo, y ese amor también.

 

YYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYY

 

¡Ya me voy a la escuela!- Sakura nuevamente se dio a la tarea de alcanzar a su hermano.

 

Al llegar a la esquina vieron a Ariadne y Yukito esperándolos.

 

-Bueno días,- saludaron los dos.

 

-Buenos días, Yukito, buenos días Ariadne- sonrió la pequeña Sakura, quien se sorprendió al ver a Ariadne con el uniforme de la escuela de su hermano – Veo que te cambiaste de escuela- dijo ella.

 

-Si, les pedí permiso a mis padres, y  pues si me lo dieron- contesto ella contenta.

 

-¿y Nakuru? Touya- pregunto Yukito.

 

-ejem- Touya se sonrojo- me dijo que me esperaba en la escuela- dijo muy serio, todos sonrieron, aunque ya todo mundo sabia que Touya y Nakuru eran novios, el aun se sonrojaba.

 

-Aquí te quedas mounstro- dijo Touya

 

-¡Hermano!- gruño Sakura. Y vio como el y sus dos guardianes se alejaban, los dos últimos tomados de la mano.

 

FINY

YYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYY

 

 Al fin termine, Ariadne nacio por ser la guardiana que represente a la estrella, asi como Yue representa a la luna y Kero al sol, ademas me parecio buena idea que fuera pareja de Yue, asi todos quedan con pareja, (a excepcion de Kero, claro)  espero que le haya gustado ^^, ¡Arigato!